La actividad del sector informal en latinoamerica

El sector informal representa el excedente de la fuerza laboral en Latinoamérica, producido principalmente por la migración del campo a las ciudades la cual se desencadeno por los años cincuenta.  Allí se produjo poco a poco la informalidad para realizar trabajos y puestos de ventas de mercancía y comidas en las calles sin los permisos y licencias correspondientes.

Estos trabajos no están en contra de la ley porque las personas que los hacen es para lograr el sustento de las familias por la falta de empleo, esto los obliga a crear un trabajo informal.  El sector informal se caracteriza por crear su propia fuente de ingresos empleando poco capital por puesto de trabajo, el uso intensivo de la mano de obra, además también generan empleos directos e indirectos a personas que como ellos se encuentran desempleados.

Para ellos existe poca o ninguna capacitación formal.  Organizan micro empresas populares y familiares con relaciones recíprocas.  Algunas personas les va tan bien en su puesto de trabajo que amplían su capacidad creando más puestos y generando más empleo.  Los horarios de trabajo son variados y en algunos casos exceden las 16 horas.

La falta de protección y amparo por parte de las políticas de los derechos sociales y la gran flexibilidad frente a los cambios que se producen a su alrededor es lo que hace posible que este sector de la economía informal siga creciendo.

Esta economía informal ha logrado conquistar y obtener mercados para las clases populares, ya que el sector fue hecho a un lado por las empresas más grandes por considerarlos pequeños y con poca rentabilidad.

No se tomó en cuenta que la demanda de estos pequeños negocios o puestos de trabajo individuales estaban adaptándose a las necesidades básicas de las clases populares comercializando todos los productos que éstas necesitan.

Los buhoneros como también se les llama ofrecen gran variedad de productos y mercancía seca en las calles de las principales ciudades a veces a precios más bajos que en los comercios establecidos.

Los clientes requieren variedad en la cantidad de productos que deseen comprar, ya que la empresas grandes no pueden afrontar este tipo de ventas por los altos costos que les representan y también porque les parece poco apropiado para sus propios intereses.

Si se quiere hay que tomar en cuenta que son indicadores que también pueden utilizarse como medición para establecer lo que representa el bienestar entre las personas, razón por la cual, la organización de las Naciones Unidas ha elaborado el índice de desarrollo que permite una comparación integral entre los países.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *