El turismo étnico una vertiente integradora

Las múltiples empresas que existen y que se dedican a la explotación positiva del turismo en el mundo, han desarrollado una serie de ofertas, las cuales se adaptan con facilidad a cada tipo de persona o grupo que decide realizar o disfrutar de la llamada industria sin chimeneas.

Es así, como entonces, se han enfocado en estudiar la manera de enriquecer el proceso cultural de las personas,  planteando el recorrido y reconocimiento de lugares en los cuales se pueden interrelacionar con sociedades culturalmente diferentes, sin que esto afecte el entorno de esas culturas, sus concepciones  y percepciones de la cotidianidad.

Este tipo de turismo también es conocido técnicamente como etnográfico pero en esencia es la misma orientación,  es decir la conexión con reciprocidad tradiciones, culturas, costumbres y particularidades de los pueblos, sobre todos de aquellos que por su condición tienden a ser,  según la óptica que se maneja, calificados de diferentes.

El desarrollo del turismo étnico

Este tipo de turismo, tiene quizá la capacidad de mezclar los que ya existen, es decir las características geográficas y topográficas de algunas regiones donde se pueda poner en funcionamiento esta tipo de industria, lleva de la mano al turismo de aventura con los deportes extremos y el denominado turismo comunitario, en ambos casos se puede generar la auto sustentación.

La activación del  turismo etnográfico,  permite al largo plazo la salida en cualquier parte donde se propicie, del anonimato de múltiples regiones que por diferentes razones han vivido por años en el más absoluto abandono gubernamental o la acción para el desarrollo de estas regiones ha sido muy poco en comparación con otras ciudades de esas mismas naciones.

Desde el punto de vista de la interacción con el ser humano, se promueve, además de la salida al mundo, el seguro reconocimiento de su existencia, sin embargo toda esta invasión turística debe ser vigilada por las autoridades que rigen  las políticas en esa materia en cada nación o región donde se plantee su aplicación a fin de no violar las doctrinas dogmáticas y de otro índole de las culturas a conocer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *